La localización de los centros de datos de Google

Desde hace unos años, Google abre las puertas de sus centros de datos y muestra el universo oscuro, pero fascinante, de una empresa de tratamiento de la información, a través de cables, tuberías de colores, racks de almacenamiento y pasillos interminables. Los centros en cuestión, receptáculos de nuestras solicitudes, búsquedas y sobre todo del sinfín de contenidos producidos cada segundo por las empresas y los particulares, se diseminan por todo el planeta. Desde Oregón hasta la isla taiwanesa, desde Chile hasta Finlandia, la red de Google atraviesa continentes y océanos.

Nuestro mapa está basado en datos oficiales proporcionados por Google y muestra por un lado las raíces americanas, y por otro lado la ubicación en puntos remotos de gran parte de su infraestructura. El mapa es simple, incluso simplista. Permite, digamos, hacerse una idea de la presencia de Google en el mundo, entendiendo que ciertamente es más grande de lo que sugiere este mapa.
Siendo los centros de datos lo que son, siendo Google lo que es y el mundo produciendo cada vez más información, el lector tendrá que asumir que el mapa está incompleto.

Los números astronómicos de Google

Google ha confirmado a Search Engine Land (artículo aquí) que procesó billones de búsquedas en un año (1 billón es igual a 1 millón de millones). En otro artículo, se encontró la siguiente información: el motor de búsqueda procesa 130 billones de páginas. Finalmente, YouTube.com, la joya de Google, tiene mil millones de usuarios (como indica la página oficial del sitio); es decir, una buena parte de la humanidad. Los megadatos (el término recomendado para “big data”) son, por lo tanto, una realidad en Google, que tiene que enfrentarse con cantidades inconmensurables de información para procesar.

Si los centros de datos pueden ocupar “una habitación, un piso o un edificio grande”, como dice Wikipedia, los centros de datos de Google son grandes complejos con una arquitectura sorprendente. Ahora bien, el problema del consumo de energía, en los centros de datos en general y en los de Google en particular, no es un problema menor. Este consumo de energía está relacionado en gran medida con los requisitos de refrigeración: un dispositivo electrónico genera calor cuando está en funcionamiento y ese calor, si es demasiado elevado, puede llegar a destruir el propio dispositivo.

En consecuencia, a los sistemas de ventilación de los microordenadores corresponden sistemas ingeniosos y de gran capacidad de refrigeración de los centros de datos “googelianos”. Por ejemplo, se utiliza una cubeta de retención de agua de lluvia como fuente de enfriamiento (condado de Berkeley, Carolina del Sur) o el agua de mar del golfo de Finlandia juega este papel (Hamina). Por otra parte, los países escandinavos tienen mucho que celebrar, dadas las interesantes condiciones que ofrecen para luchar contra el calor: su clima frío.
De hecho, simplemente escribir una consulta en el buscador, digamos Google, como lo hacen 9 de cada 10 franceses, no es neutra en términos de consumo de energía y, por lo tanto, en términos ambientales.

El compromiso de Google en materia medioambiental

Según un informe de Bloomberg New Energy Finance, destacado por Google, el grupo de Mountain View es, con mucho, el principal cliente de energía renovable entre las grandes empresas informáticas estadounidenses. De hecho, para 2017, Google promete consumir energía 100 % renovable. Por tanto, 2017 es un año clave para la comunicación de Google sobre el tema. Este dato corresponde a un compromiso antiguo en términos medioambientales, lo cual es bastante lógico, dada la importancia de las instalaciones en cuestión y de las supuestas expectativas del público.
Un mejor conocimiento del fenómeno del almacenamiento de datos por parte del público en general conducirá sin duda a nuevas preguntas, e impondrá a todas estas grandes empresas digitales una transparencia y un compromiso aún mayores.

Visitas virtuales de los sitios web

Volvemos a los centros de datos de Google. Como una imagen vale más que mil palabras, le recomendamos que eche un vistazo a las magníficas fotos que ofrece Google en sus páginas oficiales. Las imágenes, a veces sublimes, que podemos ver revelan un universo desconocido, tras bastidores de nuestras empresas de la información, los lugares donde se examinan, clasifican y transportan los datos. En un santiamén.
Fuente: https://www.google.com/intl/fr/about/datacenters/gallery/#/

Contáctenos